Más de 3 mil personas afectadas y 1.400 hogares damnificados por las inundaciones ocurridas entre junio y agosto, serán beneficiadas por la campaña de recolección de aportes llamada “Todos por Licantén”, una iniciativa público-privada para reunir fondos y apoyar la reconstrucción de viviendas.

Licantén se vio afectada por el desborde del río Mataquito y por sistemas frontales que dejaron a más del 50% de la comuna bajo el agua, inutilizando viviendas y terrenos agrícolas, ocasionando que muchas familias aún no hayan podido retornar a sus hogares.

Por ello la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) y la Cámara Chilena de la Construcción (ChCC), con el apoyo de los ministerios de Desarrollo Social y Familia y de Vivienda y Urbanismo, de TECHO y de las empresas Construmart, Easy y Sodimac, iniciarán una campaña solidaria.

El objetivo es recolectar fondos para apoyar la reconstrucción de viviendas que a la fecha no han recibido ayuda y que serán entregadas a las familias previamente catastradas por la Municipalidad de Licantén.

Dependiendo del monto que desee aportar cada empresa, pueden optar por una o más canastas de materiales de terminación de viviendas ($1.850.000), módulos de ampliación de vivienda de 15mt2 ($4.500.000) y viviendas de emergencia de 24 mt2 ($8.500.000)

El Ministerio de Hacienda, a través del Fondo de Reconstrucción, actuará como garante para la entrega de estas donaciones ante la Municipalidad de Licantén y otorgará el certificado de donación respectivo a través de la Ley 20.444.

En el caso de la donción de módulos de ampliación y viviendas de emergencia, la donación se canalizará directamente con TECHO, quien se encargará de la instalación de estas estructuras en Licantén y otorgarán los certificados de donación respectivos a través de la Ley 19.885.

“Queremos hacer un llamado a todas las empresas a participar de esta campaña de reconstrucción para contribuir al bienestar de Licantén, que sufrió las consecuencias devastadoras de las inundaciones y ahora tenemos la oportunidad de ser parte de su reconstrucción. Cada pequeño esfuerzo cuenta, y nuestra participación puede marcar una gran diferencia en la reconstrucción de hogares, la restauración de vidas y la revitalización de esta querida comunidad”, señaló María Teresa Vial, presidenta de la CCS.

Paula Urenda, gerente general de la Cámara Chilena de la Construcción, lamentó que a la fecha muchas familias de Licantén no puedan recuperar sus hogares. “Una de las principales certezas que requiere una familia es tener donde vivir. Cuando la naturaleza golpea así de fuerte, es necesario abordar de manera urgente y con visión país las soluciones. Tenemos que mantener este espíritu colaborativo ante situaciones de emergencia, y en general cuando pensamos en el bienestar común y en la solución de problemas”.

La ministra de Desarrollo Social y Familia, y encargada de la reconstrucción, Javiera Toro, resaltó que “cuando el sector público y privado trabajan en coordinación, se pueden lograr metas que van en directo beneficio de las personas, como el caso de Licantén, una de las comunas más afectadas por las inundaciones provocadas por las lluvias en invierno. Esta iniciativa acompaña el Plan de Recuperación y Reconstrucción, que estamos impulsando como Gobierno, el que se estructura en 4 ejes: infraestructura habilitante, reactivación productiva, habitabilidad, y sustentabilidad y bienestar integral. Su costo es de más de $695 mil millones, la mayor inversión del Estado en las últimas emergencias que han afectado al país después del terremoto de 2010”.

El periodo de donaciones se extenderá hasta el 31 de enero de 2024, para entregarlas a las familias en febrero de 2024.